domingo, 30 de abril de 2017

FRASES QUE ME INSPIRARON (PARTE II)

EL TIEMPO ENTRE COSTURAS –MARIA DUEÑAS-

“Bajo el tono de su voz hasta convertirlo casi en un susurro. Incluso así, transmitía un incuestionable tono de determinación.”
“…removimos el azúcar a la vez haciendo chocar las cucharillas contra la porcelana de las tazas a ritmo acompasado.”
“Las frases salieron con voz rota, a trompicones.”
“…con todo y con eso.”
“En mi mente se cruzaban/se cruzaron ráfagas veloces de pensamientos contrapuestos.”
“El bullicio y los constantes quiebros para superar los obstáculo impidieron cualquier conversación.”
“…gafas de montura redonda, dos círculos perfectos tras los cuales se vislumbraron un par de ojos inteligentes.”
“Tuve su rostro prácticamente pegado al mío, nuestros dedos habían rozado, su voz, su voz sonó en mi oído con una cercanía que casi había rayado en la intimidad.”
“Abrí la ventana y por ella entró la noche de Madrid, con olor a…”
-Respondió vagamente.
“Decenas de brazos se alzaron de inmediato como movidos por un resorte.”
“Se instaló en nosotros un silencio triste.”
-Preguntó mientras encendía un cigarrillo.”
“Nos mantuvo vinculados/as con un hilo invisible.”
“…les lancé una catarata de preguntas.” Dije al despegar la copa de mis labios.
“Intentaba que nuestra conversación no se oyera tras la cortina.”
“Sólo se oía el ruido de la aguja arañando la pizarra del disco.”
“Entre whiskey y ginebra, en mi cerebro chapoteaban todas aquellas ideas.”
“Los números de mi reloj parecían derretirse ante mis ojos.”
“La estancia se llenó de pronto de luz y yo me cubrí la cabeza con la almohada.”
“El miedo no quiso quedarse, se vino conmigo.”
“Caminaba seguro, sosteniendo un maletín de piel negra en la mano izquierda.”
“Me sentía incapaz de enfrentarme por mí misma a una realidad desconocida.”
-Ve abriendo la puerta, que allí estoy en un verbo.”
“Con los dedos de una mano inició un tamborileo rítmico sobre la mesa.”
“Me acompañó para hacer de paraguas frente a las babas calenturientas de sus subordinados.”
“Me miró fijamente durante unos segundos eternos.”
“…el apunte de una sonrisa en un lado de su boca.”
“La espada de Damocles pende sobre su cabeza.”
“…volví a sonreír con la boca cerrada, apenas tensando una de las comisuras.”
“…dijo con una sonrisa cargada de tristeza.”
“Lanzó la colilla al suelo mientras remataba con la suela del zapato.”
“…la iglesia entera volvió a sentarse entre ruidos de ropa, suspiros y crujidos de madera vieja.”
“Sentí que el suelo se movía blando bajo mis pies.”
-Tenga cuidado con las presencias sospechosas a su alrededor, especialmente en las cercanías de su domicilio: No descarte la posibilidad de que la tengan vigilada.”
“Apretaba el paso con firmeza.”
“Dijo tras expulsar el humo de la primera calada.”
“Dijo mi anfitrión una vez que las copas estaban llenas.”
“Repliqué, llevándome la mía (la copa) a mis labios.”
“Dijo con un punto de ironía.”
“Nos mantuvimos alumbradas tan solo por la luz tenue de una pantalla de lámpara de mesilla.”

FRASES COMPARATIVAS
“La conversación saltaba de una lengua a otra como quien cambia un pañuelo de mano.”
Saludaban con besos volátiles.”
“Recogió el testigo de la conversación.”
“Me sentía incómodo, fuera de lugar, como si me colara en una fiesta a la que nadie me hubiese invitado.”
“Como una estatua de mármol, como un fusilado sin rematar.”
“Resolvió liarse como un turbante moruno, la manta a la cabeza.”
“Mi voz sonó como salida de una caverna.”
“Una carcajada tan fría como unas tijeras rasgó la sala de parte a parte.”
“…como un paraguas negro que puede tapar cualquier cosa.”
“La luz parecía derretirse sobre las piedras.”
“Las conspiraciones se multiplicaban como los panes y los peces.”
“…el cigarrillo se le iba consumiendo entre los dedos mientras la ceniza formaba algo parecido a un gusano de seda.”
“Susurró. La voz pareció salirle rota de la garganta, cargada de desconcierto e incredulidad.
“Como azúcar en el agua, mis palabras se diluyeron en algún lugar incierto del cerebro.”
“…Agarrándome a la baranda como a un salvavidas en una noche de tempestad.”
“…Con las piernas cruzadas en indolente desidia.”
“…Movida por una fuerza ajena que impulsaba mis piernas como si pertenecieran a un cuerpo que no era el mío.”

DESCRIPCIÓN DE UN DESAYUNO
“Zumo de naranja, trino de pájaros, pan blanco con mantequilla, la sombra fresca de un toldo, bizcochos de espuma y un café glorioso.”

DESCRIPCIÓN DE UN PERSONAJE
“Resultó ser un hombre de pelo y uniforme gris, con un mostacho poderoso y los sesenta años sobrepasados al menos una década atrás.”
EXPRESIONES
“Masticando datos.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario